10 señales de que estás jugando más de lo que deberías

Échale un ojo a esta información y sé totalmente honesto contigo mismo. Si presentas más de uno de estos síntomas, probablemente necesitas ayuda YA y esto es en serio

Por Analuz Rodríguez

Jugar y apostar para tener la dosis de adrenalina que tu cuerpo necesita está súper bien. Es divertido, es perfecto para en un break en de tu rutina diaria y, además, tienes la posibilidad de ganar dinero. Pero poner el juego sobre otros aspectos de tu vida sólo puede traerte cosas negativas. Lo creas o no, sí existe la adicción al juego y es conocida como ludopatía. Para asegurarte de que no seas un ludópata, te dejamos enseguida 10 señales de alerta:

1. Aprovechas cualquier momento para jugar: en la oficina, en la casa de tus suegros, en el restaurante o hasta en el parque. Tu celular y tu laptop se convierten en tu mejores amigos.

2. Piensas todo el tiempo en los juegos y te la pasas planeando supuestas estrategias para ganar. También los sacas a tema cada que tienes la oportunidad.

3. El juego es tu prioridad. Pones esta actividad sobre todas las demás. Prefieres jugar y apostar que realizar tu trabajo, salir e incluso que pasar tiempo de calidad con tus seres queridos.

4. Tus relaciones comienzan a verse afectadas. Cada vez que tu pareja, tus amigos y/o tus familiares te piden que le bajes, se abre la puerta a una discusión segura.

5. No abandonas el juego a pesar de haber tenido una muy mala racha. Estás seguro de que si continúas ganarás en algún momento.

6. Tus apuestas se hacen cada vez más a grandes. Comienzas a gastar lo que se supone que estaba destinado a otros rubros. Cuando no tienes dinero, haces hasta lo imposible por conseguirlo.

7. Ya no eres el mismo. Tu carácter se está viendo afectado y/o te sientes irritado o molesto la mayoría del tiempo. Probablemente ya ni siquiera sientes que encanjas en ninguna parte que no sea el casino o tu laptop.

9. Mientes con todos los dientes. Cuando otras personas comienzan a cuestionarte sobre la cantidad de tiempo que te la pasas jugando o el dinero que gastas en tus apuestas, sueles responder con evasivas o mentiras.

9. Lo niegas todo a todos. La negación es una etapa por la que pasan todas las personas con algún tipo de adicción y salir de ella puede ser muy difícil para algunos. Si crees que puedes tener un problema con el juego, es importante que te autoanalices y, mejor aún, acudas con un profesional.

10. Dejaste de disfrutar del juego. Ahora sólo apuestas porque tienes la “necesidad” de hacerlo y te sientes estresado o con ansiedad cuando estás realizando tus apuestas.

Sé sincero contigo mismo. ¿Encajas en varias de estas descripciones? Es momento de que hagas algo por ti. Existen muchas opciones a las que puedes recurrir si tú o alguien que conoces se ve afectado negativamente en su salud, economía y en sus relaciones personales a causa del juego no sano, como: