3 JUEGOS CON NAIPES PARA QUE TE DIVIERTAS ESTA NAVIDAD

Conquian, guerra y manotazo pueden hacer que tus fiestas decembrinas sean aún más amenas con tu familia y amigos. ¡Son súper fáciles de aprender!

Por Analuz Rodríguez

¡Admítelo! A veces poner el ambiente con tu familia y tus amigos en la víspera de Navidad y de Año Nuevo puede ser todo un reto. Sobre todo cuando te reúnes con personas de distintas edades y a las que no veías desde hace un buen rato. Si quieres que estas fechas sean mucho más divertidas e inolvidables para todos, te dejamos a continuación tres juegos que pueden ayudarte. Además, puedes ingresar a Strendus cuando sea para que sientas la adrenalina que a tu cuerpo le haga falta.

Conquian

Generalmente se juega con una una o varias barajas (que pueden ser españolas o inglesas), dependiendo de cuántos jugadores haya, pues se deben repartir 8 cartas a cada uno de ellos y, una vez hecho esto, comienza con el juego.

El objetivo del Conquian es formar tercias y/o corridas (de tres o más cartas). Lo primero que debes hacer es elegir la carta que menos te sirve de las 8 que tienes y ponerla boca abajo enfrente de ti. El resto de los jugadores hará lo mismo y podrán intercambiarlas de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, dependiendo de cómo se haya acordado al inicio de la partida.

Ahora sí, ¡empieza lo bueno! El jugador que tenga el primer turno debe dar vuelta a la primera carta del mazo, una vez hecho esto, deberá ver si le es útil o no. Si sí, debe pagar con otra carta, pero si no, los siguientes jugadores tienen la oportunidad de quedársela. Cabe destacar que aquel que tome la carta que se acaba de sacar del mazo debe bajar una tercia o una corrida. Si no le es posible bajar nada, simplemente no puede conservarla.

El proceso se repite y poco a poco todos los jugadores irán bajando sus manos, pero solo gana aquel que se queda sin cartas. ¿Cómo? Bueno, cuando tú y los demás ya tengan tercias y corridas enfrente, podrás ir acomodando tus cartas en ellas. Por ejemplo, si alguien tiene 1, 2 y 3, y tu tienes un 4, puedes ponerla allí, sin necesidad de tomar otra carta. Así que puedes deshacerte de tus cartas formando más manos y alimentado las de los demás y hasta las propias.

Nota: las barajas españolas no tienen números 8 ni 9, o sea que al hacer corridas es de la siguiente forma: …5, 6, 7, 10…

Guerra

Si tú y tus primos favoritos están muy aburridos mientras esperan que la cena esté lista, pueden aprovechar el tiempo con este fácil juego que puede durar tanto como desees. Lo único que necesitas es una baraja, no importa si es francesa o española.

Para comenzar, deben establecer el valor de las cartas que no tienen números como tal, como el AS, o sea que pueden decidir si vale 1 o 14, y luego revolver muy bien la baraja. Después hay que repartir el mazo entero entre los jugadores en partes iguales y colocarse en círculo. Enseguida cada uno tendrá  que sacar una carta al mismo tiempo, sin ver su mazo (ni siquiera tú debes saber qué carta estás por poner delante). El que saque la carta del valor más grande, se quedará con las que pusieron los demás. El punto del juego es obtener la mayor cantidad de cartas posible o, incluso, dejar a tus contrincantes sin cartas.

Lo cool de este juego es que puedes añadirle sabor. Aunque originalmente se juega entre dos personas, pueden jugar todas las que quieras y, si dos o más jugadores sacan cartas altas de mismo valor, el primero que diga una palabra o frase (como “YO” o el número o nombre de la carta), es quien se quedará con las cartas de los demás.

Manotazo

Este juego con baraja inglesa es súper sencillo y divertido, aunque puede ser considerado “muy rudo” por algunos, pues los jugadores literalmente se llevan sus buenos manotazos, pero ¡hey! Las risas no van a faltar.

Primero que nada debes quitar los Joker de la baraja (si es que los hay) y darle el valor a las cartas.

  • As = 1
  • Del 2 al 10 = Serán su respecto número
  • Jota = 11
  • Queen = 12
  • King = 13

Luego, todos los jugadores deberán colocarse en círculo, tratando que cada uno esté a la misma distancia del centro donde se irán colocando las cartas. Enseguida se reparte el mazo entre todos, y todos deben tener la misma cantidad de cartas, aunque sobren algunas cartas.

Se define si se jugará de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, y se elige a un jugador para que empiece. Éste bajara su primera carta (la que sea) y dirá “uno”, el siguiente hará lo mismo, pero dirá “dos” y así sucesivamente hasta que se llega al 13 y se empiece de nuevo. El punto es que, cada que uno de los números que se digan en voz alta coincida con el número de la carta (o el asignado), se debe tratar de colocar la mano rápidamente sobre la carta recién puesta sobre la mesa y, el primero en hacerlo, la conserva.

Tienes que estar muy atento, pues el que tenga más cartas de las que se bajan durante el juego, gana. ¡Pero no se vale hacer trampa! Así que evita a toda costa combinar las cartas que tienes arriba con las que vas obteniendo durante el juego.