5 apuestas locas que no cualquiera se atrevería a hacer

Desde comer algo desagradable, hasta hacerse una cirugía. Hay personas que simplemente son capaces de apostar lo que sea

Por Analuz Rodríguez

Como dice el dicho “la vida es un riesgo”, pero hay quienes toman esto en un sentido muy literal. Mucha gente apuesta con sus amigos (dinero, la cabellera, una cena) con la intención de divertirse un rato, pero hay quienes han cruzado todos los límites con sus apuestas, pasando a la posteridad y dejando grandes consecuencias, buenas o malas. A continuación te dejamos algunos ejemplos que te dejarán con el ojo cuadrado y que puedes disfrutar mientras sientes la adrenalina en Strendus.

1. Cuando te tomas las apuestas muy a pecho

Brian Zembic es un popular jugador canadiense de blackjack que le debe gran parte de su fama a sus apuestas de alto riesgo; pero sin duda, la que se llevó las palmas ocurrió en 1996, año en el que otro jugador lo retó a ponerse implantes de pechos a cambio de 100 mil dólares. Zembic no solo cumplió con la apuesta, sino que los conservó por 20 años más, embolsándose dicha cantidad anualmente, hasta que decidió quitárselos en el 2016.

2. El apoyo familiar es el más grande

Harry Wilson es un futbolista profesional galés que comenzó su carrera en 2014, a los 17 años de edad. Cuando apenas tenía dos años, su abuelo, Peter Edwards, apostó el equivalente a 150 mil euros con sus amigos a que su nieto llegaría a la selección de su país. De acuerdo con algunas fuentes, se realizó una colecta para juntar el dinero y entregárselo al orgulloso abuelo.

https://www.instagram.com/p/BjYBFv3HV4r/?utm_source=ig_web_copy_link

3. Adiós a la feliz pareja

Cuando el apoyo a un equipo se convierte en fanatismo extremo, muchos pueden cometer locuras. Un claro ejemplo de ello fue la apuesta que realizó Amani Stanley, un hincha del Manchester City que en abril de este año apostó a su esposa con su hermano en el clásico contra el Manchester United. Stanley incluso realizó un “escrito” dando a conocer los términos de la apuesta que se viralizó en redes sociales.

Al final, el Manchester City perdió 3-2 frente al United pero ya no se supo nada sobre la pareja y el hermano.

4. Una apuesta que pasó a la historia

En 1983, el nadador inglés, Matthew Webb, se convirtió en la primera persona en cruzar el Canal de la Mancha nadando en 1875. Y luego apostó una fuerte cantidad de dinero a que también podría cruzar las Cataratas del Niágara del mismo modo. Aunque la acción la realizó con la intención de alcanzar una de sus grandes metas en la vida, lamentablemente las corrientes y remolinos fueron demasiado y se ahogó en el intento.

Su hazaña pasó a la historia y será recordada por muchas generaciones, incluso el hermano de Matthew le mandó a hacer un monumento en su honor, con la frase Nothing Great Is Easy (Nada maravilloso es fácil).

5. La hamburguesa en contra de sus principios

Howard Lederer, jugador estadounidense profesional de poker, es vegetariano desde hace muchos años, con excepción de un solo día, en el que David Grey, otro reconocido apostador estadounidense, lo retó a comerse una hamburguesa. Con 10 mil dólares en juego, Lederer no solo se la comió toda, sino que probablemente la disfruto, pues solo tuvo que terminarse hasta el último bocado para llevarse tal cantidad de dinero a casa.

Plus: Las apuestas también están en Hollywood

Antes de conocer a Amal y estar completamente enamorado de ella, George Clooney aseguraba que no se volvería a casar jamás tras su primer divorcio. El actor se sentía tan seguro de ello, que apostó 70 mil euros con la actriz Michelle Pfeiffer a que no contraería nupcias de nuevo. Hoy, Clooney se encuentra en un feliz matrimonio, tiene un par de bellos gemelos como hijos y Michelle Pfeiffer tiene 70 mil dólares más en su cuenta.