5 mitos del Blackjack que siempre te creíste

Estos datos harán que cambie por completo tu percepción del juego y tu manera de jugar para que tomes mejores decisiones y tengas mayores probabilidades de ganar

Por Analuz Rodríguez

El Blackjack es uno de los juegos de casino más populares, divertidos y fáciles, pero también es uno de los juegos con los que puedes ganar o perder mucho dinero en un abrir y cerrar de ojos. Para ayudarte a que sigas sintiendo la adrenalina que tu cuerpo necesita, sin miedo a nada y siempre de una manera responsable, te vamos a poner las cartas sobre la mesa. A continuación desmentiremos 5 mitos sobre el blackjack para que, de ser necesario, cambies tus estrategias y tengas más oportunidad de ganar.

1. El objetivo del juego es llegar o acercarse a 21

Aunque es lo “principal”, si esta fuera la única manera de ganar, tus probabilidades de llevarte un premio serían bastante escasas. Afortunadamente, lo que de verdad importa en el Blackjack es ganarle al crupier, respetando la regla de no pasarse de 21 (de ser así, pierdes automáticamente). Esto es algo confuso, pues muchos jugadores se esfuerzan tanto en alcanzar la cifra que terminan perdiendo por juntar más puntos de los necesarios. Incluso si tus cartas sumaran 16, ganarías si las de la casa suman 15 o una cantidad menor, y no precisamente por estar cerca del 21.

2. Contar cartas es ilegal

Lo que queremos decir con esto es que no existe ninguna ley que lo prohíba y tampoco irás a prisión por hacerlo. Pero eso sí, cada casino tiene su propio reglamento y, de no ser respetado, podrías tener otras consecuencias como que no te permitan seguir jugando o incluso que te saquen del lugar. Cabe destacar que contar cartas no es una tarea fácil, pues requiere mucha agilidad mental y gran talento para las matemáticas. Además, en los juegos de casinos online es imposible practicar esta actividad porque los resultados son completamente aleatorios.

3. Debes ser muy bueno en mate para jugar blackjack

Una vez más, Hollywood nos ha engañado. Como en la mayoría de películas ponen a personajes súper inteligentes y astutos jugando blackjack que ganan mucho dinero, uno puede pensar que se debe cumplir con cierto perfil para poder llevarse un premio. Pero no. Aunque este juego sí tiene su chiste, una de las razones por las que es tan popular es porque es súper sencillo. Así que si sabes sumar y contar hasta 21, ya puedes intentar jugarlo. Lo mejor de todo es que puedes practicar todo lo que quieras en los demos de Strendus antes de poner tu dinero en juego.

4. Tienes que plantarte si tienes 18

Por muy buena que sea esta estrategia, no te asegura la victoria. Te lo explicaremos así: imagina que tienes una mano que crees que es lo suficientemente fuerte para ganar y te plantas, entonces el crupier pide otra carta y le sale un 3. Casualmente esa carta habría sido perfecta para tu mano, pues te habría ayudado a tener exactamente 21 puntos, pero en lugar de eso, fue la carta que le dio la victoria al crupier porque éste tenía 16 o 17 puntos. De esto se trata el Blackjack.

5. El Blackjack es un juego de suerte

Ok, ok. Sabemos que nos la hemos pasado diciéndote que en los juegos de azar siempre influye la suerte, pero justo ahora nos pondremos estrictos y te diremos que se trata de probabilidades. La verdad es que puedes llamarlo como tú quieras (suerte o probabilidad), lo único que te aconsejamos es que uses la lógica y no te dejes llevar tanto por los presentimientos y que no culpes por todo a tu buena o mala suerte. Si ves que han salido muchas cartas de 5 puntos, no esperes que porque tu corazoncito así te lo dice, la siguiente carta será un 5 también sólo porque es lo que necesitas para ganar. Y sí, esto también aplica para la versión online, pues las probabilidades de que salgan muchas cartas con el mismo número de manera consecutiva, son muy pequeñitas.