Afortunados en el juego… ¿afortunados en el amor?

¿El éxito en el juego y en el amor están peleados? Estas parejas deportivas demuestran que el dicho no siempre es cierto

Por Jorge Mancera

Llegó el día de San Valentín y por ello queremos hacer un homenaje al amor en el deporte. Hoy te traemos a 5 parejas que han sabido cultivar su relación a la par de su destacada carrera en distintas disciplinas:

André Agassi y Steffi Graf

Agassi y Graf son el equivalente a la realeza del tenis. Él ganó 8 Grand Slams, mientras que su compañera logró 22 títulos de ese tipo, además de una medalla de oro en Seúl 88’. Se casaron en 2001 y tienen dos hijos a los que podría irles bastante bien en el tenis.

https://www.instagram.com/p/BmCUQKkDmra/?utm_source=ig_web_copy_link

Ana Ivanovic y Bastian Schweinsteiger

Ivanovic tuvo una destacada carrera en el tenis, donde ganó un Grand Slam y fue la #1 del Ranking WTA. Bastian ganó todo con el Bayern Munich y fue Campeón del Mundo con Alemania en 2014; meses después de levantar ese trofeo inició la relación con Ivanovic y en 2016 se casaron.

View this post on Instagram

Happy Valentine’s my love ❤

A post shared by Ana Ivanovic (@anaivanovic) on

Nomar Garciaparra y Mia Hamm

El shortstop de los Boston Red Sox es considerado uno de los mejores en esa posición en los últimos años, pero su esposa lo ‘eclipsa’. Hamm ganó dos medallas de oro y dos Copas del Mundo con Estados Unidos, además de múltiples reconocimientos individuales. Casados desde hace 15 años, ambos son bastante afortunados en el juego y el amor.

Ann Meyers y Don Drysdale

Quizá este par de nombres no te suene, pero son dos históricos en sus deportes. Drysdale fue un exitoso pitcher de Los Angeles Dodgers, miembro del Salón de la Fama y fallecido en 1993; Meyers es una de las mejores jugadoras del baloncesto femenil, siendo la primer mujer en entrar al Salón de la Fama. Sin duda una pareja ideal.

https://www.instagram.com/p/Bjm-AvYlZBc/?utm_source=ig_web_copy_link

Nadia Comaneci y Bart Conner

La historia de estos exitosos gimnastas es de cuento de hadas. Se conocieron en 1976 en los Olímpicos de Montreal, volviéndose a ver hasta 1989, cuando Comaneci escapó de Rumania. Se casaron en 1996 en ese país; su boda fue televisada en todo el país y más de 10 mil personas salieron a las calles a celebrar el matrimonio de una de sus mejores deportistas.

View this post on Instagram

Look at our guns!!!:)

A post shared by Nadia (@nadia_comaneci) on