APUESTAN EL TODO POR EL TODO

El equipo de LeBron James, no se rinde y pese a las tres derrotas en la Final ante los Warriors, hoy dejarán todo en la duela para demostrar su poderío.

Los jugadores de los Cavaliers de Cleveland, con tres derrotas a cuestas en la serie por el título de la NBA que corona al mejor en siete partidos, han hecho causa común para buscar la remontada y torcer una historia que les condena.

El cuarto partido se jugará este viernes. Un nuevo triunfo coronará a Warriors de Golden State y la primera victoria de los Cavaliers dará suspense a la serie.

“Estamos listos para luchar al máximo”, declaró el pívot Tristan Thompson.

“Cuando lo das todo en el campo, no hay nada de lo que uno se pueda sentir mal porque estás en paz contigo mismo y el resto de los compañeros”, añadió.

Recordó que en junio pasado los Cavaliers perdieron el tercer partido ante los Warriors con otra canasta decisiva del alero Kevin Durant y en el cuarto lo ganaron por 137-116.

El escolta J.R. Smith afirmó que nadie está eliminado en las finales y por lo tanto su equipo sigue en la lucha.”Seguimos en la competición y eso es lo único que vale”, dijo.

Sin embargo, la historia de la NBA señala que ninguno de los 13 equipos que llegaron a estar en una final abajo con tres derrotas lograron enderezar el rumbo y ganar el título.

Uno de esos equipos fue, precisamente, el de los Cavaliers en 2007 en una serie frente a los Spurs de San Antonio. Al final fueron barridos por 4-0. Once años después la historia reúne elementos para repetirse.

“Nunca me preocupan las estadísticas ni lo que ha sucedido en el pasado. Lo único que tengo muy claro es que para el partido de mañana tendremos que jugar con toda la intensidad y concentración posible”, dijo Smith.

LeBron James, que superó a Michael Jordan con más partidos de las finales, dijo que lo sucedido en el tercer partido, jugado el miércoles, les enseñó que no se pueden relajar ante los Warriors.

“Si volvemos a cometer los errores de comunicación, concentración y tiros a canastas que hicimos en el tercer partido, entonces ya sabemos cual será el precio a pagar”, destacó James.