CAE PHILADELPHIA ANTE BOSTON

Los Sixers fueron eliminados en las Semifinales de la Conferencia, por los Celtics de Boston con un marcador de 4-1.

Termina la temporada para los Sixers, que regresaron a la elite de la Conferencia Este dejando claro que el futuro es de ellos, alimentando la rivalidad Boston-Philly, que será protagonista en años venideros.

En el quinto partido de la serie, los Sixers estuvieron a punto de forzar el sexto partido, pero finalmente no pudieron y en el final que se vivió en el Garden, los Celtics se impusieron 114-112.

La igualdad fue la protagonista del encuentro, con ventajas en torno a la decena de puntos (a favor de Boston), en el ecuador del tercer periodo. Pero esa fue la única nota discordante a la igualdad que se vivió en el resto del partido, con ventajas exiguas para uno y otro bando.

Los Sixers disfrutaron de cuatro puntos de ventaja, a falta tan solo de dos minutos para el final del partido (107-103), en lo que podría haber sido la oportunidad de derrotar por primera vez en la serie a los Celtics en su casa (los Celtics llevan marca de 7-0 en playoffs en casa, este año), pero al final entre Al Horford, Marcus Smart y Jayson Tatum le dieron la vuelta al marcador y la victoria terminó cayendo del lado de los locales.

Eliminaciones como ésta son las que condicionan a un equipo, para reponerse y volver con mucha más fuerza en campañas venideras, con el claro objetivo de superarse y seguir subiendo escalones. Y en el caso de estos Sixers, seguir subiendo escalones, supone luchar clara y abiertamente por el anillo de campeón de la NBA.

Los mejores de los Sixers en el quinto partido fueron Joel Embiid y Dario Saric, ambos anotaron 27 puntos.

El croata terminó el partido con un promedio de 8-14 en tiros de campo y 3-3 en triples, para sumar 10 rebotes y repartir 4 asistencias. Por su parte, el center camerunés terminó con un promedio de acierto de 9-18 en tiros de campo, con 0-4 en triples y 9-11 en tiros libres. Además, sumó 12 rebotes y repartió 4 asistencias.

Ben Simmons casi alcanza a sus compañeros en la veintena de puntos, pero se quedó en 18 puntos anotados, con un 8-15 en tiros de campo además de sumar 8 rebotes y 6 asistencias, obteniendo nuevamente unos buenos números.

T.J. McConnell (que volvió a ser titular) y Ersan Ilyasova terminaron el encuentro con 9 puntos cada uno (4-7 en tiros de campo para el primero y 3-8 en tiros de campo para el segundo), mientras que Robert Covington se quedó el 5 puntos (2-5 en tiros de campo y Marco Belinelli tan solo pudo aportar 3 puntos en 11 minutos de juego (1-2 en tiros de campo).

Se acabó la temporada de los Sixers, pero las ganas de volver a verles en la pista son inmensas. Habrá que tener paciencia para disfrutar del brillante futuro que nos aguarda en Philadelphia.