¡CAMPEONATO GUERRERO!

La tercera fue la vencida y celestial. Once Guerreros brillaron en la cancha para lograr el sexto título del conjunto de la Comarca Lagunera El Santos Laguna es el nuevo campeón del Clausura 2018 derrotando en el mismísimo infierno a los Diablos Rojos del Toluca, después de dos finales perdidas, con una actuación soberbia del portero Jonathan Orozco.

En un empate a uno (3-2 global) silenció al infierno a base de garra y convicción.

Santos salió a la cancha a presionar desde el inicio del encuentro tapando las salidas del conjunto de Hernán Cristante.

Santos no aparecía mucho en el arco contrario, sin embargo, Julio Furch encontró un balón cerca del área y sin mucha fuerza pero con colocación, dejó sin oportunidad a Talavera para el 1-0 que dejaba una loza muy pesada para los choriceros. Fue un gol que apagó por momentos el infierno, Santos era el orquestador y dejaba desarmado al Toluca que necesitaba hacer algo para salir del hoyo en el que estaba metido.

El cambio fue un revulsivo para los Diablos Rojos que comenzaron a dominar el partido en lo que restó del primer tiempo. Ahí comenzó el “show” de Jonathan Orozco que brilló como en sus mejores épocas con grandes atajadas.

La primera al minuto 37 tras un riflazo de Sambueza, luego siguió uno de la “Pulga” Ríos y casi al finalizar el encuentro, volvió a ahogar el grito de gol tras un disparo de Sambueza.

En la segunda mitad, los Guerreros hicieron cambios para frenar el ímpetu de los Diablos Rojos. Ingresaron Diego de Buen y Villafaña al minuto 54 de tiempo corrido.

Cuatro minutos después Orozco se volvió a vestir de héroe con otra gran atajada.

Las alarmas se encendieron para el conjunto lagunero al minuto 64 con una nueva lesión de Djaniny Tavares tras un disparo al arco. El originario de Cabo Verde salió en camilla y Jonathan Rodríguez ingresó al terreno para tratar de ponerle cerrojo al encuentro.

Los once Guerreros pelearon una auténtica batalla el resto del partido con unos Diablos que se fueron con todo al frente. El Toluca consiguió su recompensa a diez minutos del final con un gol de Gabriel Hauche, el gol encendió el infierno toluqueño poniendo dramatismo en los minutos finales.

A pesar de la oleada roja que ingresó al área verdiblanca, la defensa se comportó a la altura de la mano del capitán Izquierdoz para nulificar el ataque del Toluca.

Luego de cinco minutos de tiempo corrido, el Santos levantó su sexto título, que los coloca como uno de los equipos más importantes en la historia del futbol mexicano. La Comarca no duerme esta noche, será una fiesta celestial que quedará grabada en la memoria de los aficionados al conjunto lagunero.