FINAL DE LIBERTADORES: DOS SEMANAS MÁS DE ANGUSTIA

La ida del duelo decisivo estuvo llena de adrenalina, pero el resultado dejó todas las posibilidades abiertas para la vuelta en El Monumental

Por Jorge Mancera

La emoción por el Superclásico en la final de Libertadores sorteó cambios de fecha y aguaceros inesperados. Ni la burocracia de Conmebol ni una lluvia torrencial disminuyeron la tensión en Argentina a la espera del primer round entre Boca Juniors y River Plate.

https://www.instagram.com/p/BqDhvmhFigE/?utm_source=ig_web_copy_link

Aunque el juego del domingo amenazaba también con ser suspendido por lluvia, al final la naturaleza cedió. En punto de las 13:00 horas tuvo lugar el silbatazo inicial y la pelota por fin rodó en La Bombonera, donde no cabía ni un alfiler.

Los primeros minutos fueron de dominio visitante. Con 6 minutos en el reloj, los Millonarios ya habían asustado a todos los xeneizes, primero con un tiro libre que el arquero logró desviar y después con un cabezazo que pasó a centímetros del poste. El temor en el barrio de La Boca incrementaba y la lesión de Cristian Pavón lo hacía todo más difícil.

https://www.instagram.com/p/BqDxiWjnryg/?utm_source=ig_web_copy_link

Sin embargo, los malos augurios quedaron atrás pronto. Al minuto 34, Wanchope Abila marcó el 1-0 a favor de los locales, en la primera jugada de peligro real que armaron. El festejo explotó en La Bombonera, pero bastó un minuto para calmarlo, pues Lucas Pratto empató en la jugada siguiente.

En la compensación del primer tiempo apareció Darío Benedetto, que había sustituido a Pavón, para lograr el 2-1 parcial. La ventaja y la localía daban vida a Boca, que en varios momentos fue inferior a River; el gol y el arranque del segundo tiempo cambiaron esa dinámica, pues los locales tomaron fuerza y controlaron mejor el partido.

https://www.instagram.com/p/BqFbddunbB5/?utm_source=ig_web_copy_link

Al 61’ llegó el empate en un autogol de Carlos Izquierdoz a centro del ‘Pity’ Martínez. Los decibeles bajaron un poco en el estadio xeneize, conscientes de que el resultado no asegura nada. Todavía en los minutos finales Benedetto tuvo una oportunidad de frente al arco, pero Franco Armani evitó la anotación.

De esta forma, el sábado 24 se vivirá una final llena de drama y emoción. Los goles de visitante no cuentan en esta instancia, por lo que a Boca y River no les queda más que ganar o ganar. ¿Cuál es tu favorito para llevarse el título de la Copa Libertadores 2018?