GOLEADORES MEXICANOS, ¿EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

La tabla de goleo está tomada por los extranjeros y todo apunta a que se cumplirán 7 años y medio sin un campeón de goleo mexicano

Por Jorge Mancera

¿Recuerdas quién fue el último campeón de goleo originario de nuestro país en la Liga MX? Si tu respuesta es sí, te felicitamos por tu buena memoria, ya que hace 14 campeonatos que un mexicano no logra ser el mejor romperredes en un torneo, y la situación cada vez preocupa más.

Ángel Reyna fue el el último jugador azteca en llevarse el título de goleo, con los 13 goles que marcó con el América durante el Clausura 2011. A partir de ese momento, la aparición de mexicanos en el rubro de anotaciones se hizo cada vez más esporádica, dejando que los extranjeros dominen.

Todo indica que el Apertura 2018 será el torneo número 15 en el que un extranjero se lleva el galardón de goleador. A dos jornadas del final, Julio Furch, delantero de Santos, lidera la tabla con 11 goles, 1 más que André-Pierre Gignac; no obstante, hay un paisano que buscará dar pelea en las últimas fechas.

Víctor Guzmán, mediocampista de Pachuca, ha sido el que da la cara por los mexicanos, pues suma 9 goles, ubicándose en 3° de la tabla. El joven de 23 años marcó 4 goles el pasado fin de semana en la victoria de su equipo ante el Necaxa por 6-2, regresando a la batalla por el liderato de goleo.

Sin embargo, ni la actuación de Guzmán en el Apertura 2018 disminuye la preocupación por la falta de goleadores mexicanos. En los últimos cuatro torneos, el delantero nacional más destacado ha sido Oribe Peralta, que con 34 años ya no es ninguna promesa. En el Apertura 2018 Alexis Vega y Ángel Zaldívar suman 5 goles, lo que ya les valió ser convocados a la Selección.

https://www.instagram.com/p/BpxK97xnxd_/?utm_source=ig_web_copy_link

Está claro que los clubes en México confían más en delanteros ya probados en el extranjero. El incremento de jugadores foráneos en los últimos torneos da menos oportunidades a los jóvenes, y medidas como la regla de menores son una solución poco efectiva. La Liga MX deberá pensar en otras soluciones al respecto, si no quiere que los delanteros en la selección mexicana sigan en peligro de extinción.