LA GENIALIDAD DE MESSI EN CHAMPIONS QUE NO TE PUEDES PERDER

El Barcelona derrotó 1-2 al PSV en la Champions League con otra actuación “messiánica” del astro argentino

Por Jorge Mancera

Cada vez parece más posible: Lionel Messi no es de este planeta. El ‘10’ del Barcelona volvió a dejar en claro que su talento es de otro nivel, en una exhibición con golazo y asistencia incluida ante el PSV, en el Philips Stadion de Holanda.

El Barca se metió al estadio holandés ya con el boleto asegurado a octavos, pero con la intención de asegurar el liderato de grupo a falta de una jornada. Los ‘Granjeros’, con Hirving Lozano como titular y Érick Gutiérrez en la banca, llegaron prácticamente sin aspiraciones y solo buscaban un cierre decente ante su gente.

El futbol puede resultar muy fácil si tienes a alguien como Messi de tu lado. Después de un primer tiempo sin goles, pero con más oportunidades para el PSV, era momento de que apareciera la ‘Pulga’ para calmar el juego.

https://www.instagram.com/p/Bqt9e7UAwX6/?utm_source=ig_web_copy_link

Pasó una hora de juego y por fin inició el recital de Lio. El ‘10’ tomó la bola cerca del mediocampo e inició al ataque de su equipo; tocó para Dembélé que condujo hacia el área y ya dentro regresó la bola al argentino.

Un recorte, otro recorte. La pelota parecía cosida a la zurda de Messi. 5 jugadores del PSV a su alrededor y ninguno capaz de despojarlo del balón. Después de la faena, soltó un zurdazo a primer palo, imparable para Jeroen Zoet. 1-0 y el liderato de grupo cada vez más cerca.

Pasaron 10 minutos y Messi volvió a aparecer para inclinar más el marcador. Una falta cerca del área rival se tradujo en un tiro libre, de esos que tanto se le dan. No obstante, en esta ocasión no disparó; en su lugar metió un centro que resultó preciso, aunque pareció circunstancial, a donde estaba Piqué, que solo la tuvo que empujar para el 2-0.

De esta manera, el Barcelona selló el liderato de su grupo y espera rival en los octavos de final de la Champions League. Ni el ‘Chucky’ Lozano ni Érick Gutiérrez pudieron evitar la caída y eliminación del PSV, pero es que ante un Messi enchufado hay poco que hacer.