Las 10 cábalas más extrañas del deporte

¿Quieres cambiar tu suerte para el año que inicia y no sabes cómo?, te presentamos los rituales que algunos deportistas realizan antes o durante sus juegos

Por Jorge Mancera

Dicen que la suerte no juega en el deporte, pero hay atletas que prefieren no arriesgarse. Algunos de ellos llevan la superstición al límite y mantienen cábalas extrañas previo a sus encuentros, las cuáles cumplen de forma casi religiosa. Aunque algunas de ellas son muy curiosas, no descartamos que algunas te puedan servir para mejorar tu suerte en 2019:

  1. Michael Jordan hizo maravillas con los Chicago Bulls, pero tenía un secreto: Jordan ganó el campeonato de la NCAA con la Universidad de Carolina del Norte en 1982, y durante su carrera en la NBA utilizó el short de su universidad debajo del uniforme de los Bulls. Claro está que su amuleto surtió efecto.
  2. Jason Kidd, otro basquetbolista exitoso, tenía una extraña manía previo a cobrar sus tiros libres: antes de lanzar la bola, el jugador lanzaba un beso hacia la canasta. Una cábala muy romántica.
  3. Rafael Nadal es uno deportistas más supersticiosos. Entre las manías del tenista están acomodar las botellas de agua en su banca viendo hacia el campo, no pisar las líneas mientras el partido está en pausa, y acomodarse la ropa interior cada punto.
  4. Serena Williams basa su éxito en una curiosa tradición: la tenista utiliza el mismo par de calcetines durante todo el torneo que está disputando. No sabemos si los lava o no (esperemos que sí), pero la técnica le ha dado resultado.
  5. André Agassi olvidó su ropa interior previo a un duelo de Roland Garros 1999; el tenista jugó y ganó así su partido. A partir de ese momento, y hasta su retiro en 2006, Agassi no utilizó ropa interior en la cancha, ya sea por comodidad o por cábala.
  6. Brian Urlacher era uno de los linebackers más temidos de la NFL. El ahora miembro del Salón de la Fama basaba su ferocidad en comer un par de galletas de chispas de chocolate previo a sus partidos. Algo de dulce previo a los golpes no viene mal, ¿no?
  7. A Wade Boggs lo apodaron “The Chicken Man” con justa razón. El beisbolista miembro del Salón de la Fama se acostumbró a comer pollo antes de sus partidos; la cábala era tal que su esposa tenía más de 40 recetas distintas para que Boggs degustara.
  8. Wayne Gretzky es una leyenda del hockey sobre hielo. Su preparación antes de los partidos consistía en uniformarse con una rutina; a continuación, bebía un refresco de dieta, un vaso de agua con hielos, un gatorade y otro refresco de dieta, en ese orden. Al final, aplicaba talco a su palo de hockey. Todo un ritual el de Gretzky.
  9. Argentina llegó a la final del Mundial de Italia 90 gracias a las atajadas de Sergio Goycochea, pero él tenía su propia cábala. En la previa de los penales contra Yugoslavia ‘Goyco’ no pudo ir al baño y orinó a un lado de su portería, sin ser visto. La ‘Albiceleste’ ganó y el arquero repitió su ‘truco’ antes de los penales contra Italia.
  10. Julio César Chávez es uno de los mejores boxeadores mexicanos. El púgil subía siempre al ring con una banda roja en la frente, ya que creía que esta lo alejaba de las malas vibraciones y lo protegía de los golpes.