New England Patriots, históricos en el Super Bowl

El Super Bowl LIII definió el sexto anillo de campeonato para el equipo de Nueva Inglaterra, empatando la mejor marca de la NFL

Por Omar Aldape

Los Patriots lo lograron: la NFL tiene una dinastía de época en manos de Tom Brady y Bill Belichick, después de que derrotaron 13-3 a Los Angeles Rams en la edición 53 del Super Bowl, disputada en el Estadio Mercedes Benz de Atlanta.

Las expectativas del partido decisivo eran altas después de lo visto en la postemporada, pero al final dejaron qué desear. Los Pats pudieron ponerse en ventaja en el primer cuarto, pero Stephen Gostkowski falló un gol de campo, mientras que los Rams desaprovecharon la única intercepción que lograron ante Brady.

View this post on Instagram

VIctory.

A post shared by New England Patriots (@patriots) on

Para el segundo cuarto del encuentro, Gostkowski no falló y puso el 3-0 en el marcador. Las emociones siguieron sin aparecer y llegó el show de medio tiempo, donde Maroon 5 buscó ofrecer la adrenalina que en el partido no llegaba.

Los Rams empataron el partido con un gol de campo en el 3er cuarto, complicando más la definición. Ese cuarto fue el más cerrado el partido, con ambos equipos peleando palmo a palmo por tomar la ventaja.

Sin embargo, los Pats sacaron la experiencia para inclinar el resultado. En el desarrollo del partido tuvo mucha influencia Julian Edelman, que con sus recepciones ayudó a que su equipo se acercara cada vez más a las diagonales. Con casi 8 minutos, Brady encontró a Rob Gronkowski cerca de medio campo y el receptor dejó a los Patriots en zona franca tras un gran recorrido.

View this post on Instagram

DEFENSE WINS CHAMPIONSHIPS

A post shared by New England Patriots (@patriots) on

Segundos más tarde Sony Michel corrió la bola para conseguir el 10-3 que parecía definir todo; minutos después Jared Goff, desaparecido en el encuentro, sufrió su única intercepción en el duelo, suficiente para entregar la bola y dejar que Gostkowski consiguiera el 13-3 decisivo para el sexto título en la historia de los Patriots.