¿Qué representa la llegada de LeBron James a Lakers?

La estrella de los Cavaliers llega a Los Ángeles con un contrato de 154 millones de dólares

Por Jorge Mancera

El anuncio del fichaje de LeBron por los Lakers cimbró al mundo del básquetbol. Su llegada a Los Ángeles, para jugar con un equipo histórico como los Lakers, fue inesperada; los angelinos aprovecharon que James se convirtió en agente libre a principios de este mes, para ficharlo con un contrato de cuatro años y 154 millones de dólares.

La llegada de LeBron tiene una intención clara: devolver la grandeza a los Lakers, que no ganan un título desde 2010. Hogar de estrellas como Magic Johnson, Shaquille O’Neal y Kobe Bryant, el equipo de la costa oeste recibirá a uno de los jugadores más grandes en la historia del básquetbol, con la esperanza de levantar un nuevo trofeo.

Para los Lakers, el aporte de un jugador como LeBron será vital. Su físico imponente y su inteligencia para jugar con y sin la bola ofrecen una nueva perspectiva a un equipo que en los últimos años ha dado tumbos. Las contrataciones de JaVale McGee, Rajon Rondo y Michael Beasley, entre otros, arropan al que será sin duda el líder del vestuario.

James cuenta en su haber con tres títulos de NBA, dos con Miami y uno con Cleveland, además de ser cuatro veces MVP de la liga, cuatro veces MVP en finales y dos veces medallista olímpico. El ‘Rey’, además de su vasta experiencia, ofrece una versatilidad en el campo, que será de gran utilidad para la segunda organización con más anillos en la historia.

La primera tarea para LeBron será guiar a su nuevo equipo a los playoffs, que no alcanzan desde hace seis temporadas. Luego, la esperanza será arrebatar el dominio de la Conferencia Oeste a los Warriors de Golden State y a los Rockets de Houston. Finalmente, se espera que los Lakers puedan levantar su campeonato número 17 de la mano del ‘Rey’ James.