RIVER PLATE, A OLVIDARSE DEL ‘FANTASMA DE LA B’

El descenso de los Millonarios es una de las manchas más grandes en su historia, algo que un triunfo en la final de Libertadores podría borrar

Por Omar Aldape

26 de junio de 2011 es una fecha inolvidable para cualquiera que tenga sentimientos afectivos por River Plate. Aquel día, el cuadro de la banda roja consumó su descenso a la B Nacional, tras 108 años de jugar en Primera División, en el punto más bajo en la historia del club.

El club de Buenos Aires regresó a la división de honor apenas un año después, pero su caída lo convirtió en la burla de todos los rivales. Claro está que los hinchas de Boca Juniors no dejarían pasar la oportunidad de mofarse del acérrimo rival, deshonrado por haber perdido la categoría.

La última vez que se enfrentaron Boca Juniors y River Plate en la Copa Libertadores fue el 15 de mayo de 2015. Aquel partido, disputado en la Bombonera, era la vuelta de los octavos de final, tras el triunfo 1-0 de River en la ida. Como era de esperarse, el enfrentamiento era de máxima tensión.

Una serie de incidentes en la tribuna, que incluyeron gas pimienta lanzado desde la tribuna a los jugadores de River, provocó la suspensión del encuentro y la eliminación de Boca. Sin embargo, los aficionados xeneizes no desaprovecharon para recordar la humillación sufrida por su rival, volando un dron que simulaba un fantasma, con una ‘B’ pintada en rojo.

Los Millonarios se sobrepusieron al descenso y, en lo que va de la década, han obtenido 10 títulos nacionales e internacionales, incluyendo la Libertadores de 2015. Con Marcelo Gallardo en el banquillo el equipo ha adquirido una mística difícil de explicar, que les ha permitido sacar partidos de forma dramática, como la semifinal de vuelta ante Gremio.

View this post on Instagram

#JuntosSomosMásGrandes

A post shared by Club Atlético River Plate (@carpoficial) on

River Plate es el equipo con más campeonatos de liga en Argentina. Sin embargo, los aficionados de Boca consideran que el descenso pesa más que cualquier otra cosa. La historia podría cambiar a partir del sábado 10 en la Bombonera, cuando Xeneizes y Millonarios se enfrenten por la final de la Libertadores. Si River consigue la victoria, el ‘fantasma de la B’ se iría de una vez por todas.