Secretos de croupiers: 10 cosas que no sabías sobre ellos

No son los protagonistas del casino, pero sin ellos no podríamos disfrutar de nuestros juegos favoritos. Esta profesión guarda muchos secretos y aquí te los contamos

Por Analuz Rodríguez

Los croupiers son como pequeños engranajes en un reloj: pasan desapercibidos a simple vista, pero sin ellos los casinos no funcionarían. Ni siquiera el Casino En Vivo de Strendus existiría sin los croupiers. Su trabajo no es fácil y aún así lo hacen lo mejor posible para brindarnos las mayores emociones. Si crees que estamos exagerando o te estás preguntando a qué nos referimos, te dejamos 10 cosas que debes saber sobre ellos. Te sorprenderás.

1. El origen de la palabra croupier viene de la palabra croupe en francés, que significa anca de caballo. Se les comenzó a llamar así debido a que hace mucho se colocaban detrás de los jugadores para aconsejarles en el juego. O sea que no había un croupier como tal repartiendo cartas, sino que cada jugador tenía su propio consejero.

2. Ahora que el croupier está enfrente, y no detrás de lo jugadores, es uno de los elementos más importantes de los casinos. Sin ellos no habría juego y, aún así, la idea es que sean totalmente imparciales y que no interfieran en lo absoluto en las decisiones de los apostadores.

3. Debe tener habilidades matemáticas. Un buen croupier puede calcular las ganancias del jugador o del casino rápidamente en cada movimiento. Lo más sorprendente de ellos es que lo hacen incluso mientras mantienen una conversación y mueven las cartas.

4. Los juegos de casino que requieren croupier son: los que se juegan con naipes, la ruleta y los dados. Obviamente cada croupier debe dominar y entender a la perfección el juego en el que se encuentra. Obviamente reciben un “entrenamiento” antes de empezar a trabajar (existen academias para croupiers).

5. También debe ser muy ágil con las manos. A cualquiera se nos pueden ir más cartas al momento de repartir o incluso ser un poco lentos al revolverlas. Bueno, a un croupier no puede ocurrirle esto. Su destreza es tan impresionante que lo hacen parecer súper fácil.

6. Sus nervios son de acero. Además de lo anterior, un croupier debe ser paciente y bastante cortés. Incluso cuando se trata de malos jugadores que les falten al respeto, ellos deben mantener la calma y continuar haciendo lo suyo.

7. Deben ser sociables y tener personalidad para hablar sin problemas y de manera fluida con los apostadores. Algunas personas incluso deciden jugar en mesas específicas porque les agrada el croupier o porque se sienten más cómodos jugando con ellos. Así que sí, los croupiers deben estar en todo: concentrado en las cartas, en las cuentas y en los jugadores, y mantenerse amables y de buen humor.

8. Hay más croupiers hombres que mujeres. No hay registro o porcentaje exacto, pero es algo evidente. Algunos medios, que han entrevistado croupiers, han dado a conocer que algunos de los factores son los horarios y los clientes con los que deben lidiar. Otra posible razón es que la industria de los juegos suele atraer a mayor público masculino. Tal vez sea el mismo caso en lo laboral.

9. El sudor no es aceptable. No es como que encuentres el anuncio con un “se busca croupier que no le suden las manos”, pero a algunos clientes pueden sentirse incómodos (por obvias razones) si les entregan húmedas sus cartas. Si el casino recibe muchas quejas de un croupier sudoroso, es bastante probable que le den aire.

10. Ser croupier no es sinónimo de ser un buen jugador. Ok, sí deben conocer bien el juego y aprenden muchísimo de los apostadores que se sientan en sus mesas a diario, pero no por eso se convierten en jugadores profesionales. De ser así, la mayoría de las personas que han trabajado como croupiers ya lo habrían intentado. Aunque tienen muchas cualidades, tal vez no son las mismas que se necesita para triunfar en las grandes ligas. Además, se necesita un buen tanto de suerte y mucho dinero para apostar.