¿Será esta la temporada de Cruz Azul?

El inicio de los Cementeros ilusiona a sus aficionados con la posibilidad de que termine la maldición de más de 20 años sin título

Por Omar Aldape

Cruz Azul es considerado uno de los equipos grandes del país, pero las últimas temporadas no han ayudado a su legado. En realidad, casi 21 años sin campeonato han convertido a la Máquina en blanco de burlas y memes. Varias oportunidades han pasado desde ese momento, pero el título se ha negado. Sin embargo, el Apertura 2018 parece dar una esperanza a todos los aficionados cementeros.

A post shared by Cruz Azul FC (@cruzazulfc) on

El equipo capitalino arrancó el torneo a tambor batiente. Tras 7 partidos, la Máquina es el único equipo invicto en el torneo; 17 puntos de 21 posibles, 4 victorias en 4 partidos de local y solo 2 goles recibidos han convertido a Cruz Azul en el equipo a seguir en el campeonato. Si bien la ilusión ha estado presente en otros torneos, el poderoso arranque es una buena señal.

La mudanza al Estadio Azteca podría jugar un papel clave. Hasta el momento no han sufrido derrota ni en Liga ni en Copa, y el recuerdo de la primera temporada que disputaron en el Coloso de Santa Úrsula, donde se coronaron, es motivo de expectativa para los seguidores cruzazulinos.

Además, los refuerzo que llegaron para el Apertura han respondido con creces. Milton Caraglio y Elías Hernández han aportado 5 de los 11 goles anotados por Cruz Azul; a ello se suman las grandes actuaciones de otros refuerzos como Pablo Aguilar, Iván Marcone y Roberto Alvarado, que cayeron con pie derecho en el club de La Noria.

La dirección de Pedro Caixinha parece dar frutos en su segundo torneo, y la calidad del plantel ofrece variantes que antes no había. El equipo que antes sufría en los últimos minutos de sus partidos parece haber dejado atrás esos momentos complicados y ahora gana (o consigue empates) en situaciones que antes parecían imposibles.

Aunque el torneo apenas llegará a la mitad este fin de semana, parece difícil que Cruz Azul afloje el paso. Si la Máquina mantiene el ritmo, llegarán a la liguilla con inercia suficiente para ser un rival al que nadie quiera enfrentar.