Cracks en la cancha y en las aulas

Si creías que para ser deportista tenías que abandonar la escuela, te tenemos algunos ejemplos de que se pueden combinar (y muy bien) ambas cosas